Novedades Balneario El Condor

Construir un Balneario mejor

Testimonio de Fernando Chironi

En la campa√Īa para las elecciones municipales de 1995 tuve muy presente la posibilidad de mejorar la infraestructura de servicios del Balneario El C√≥ndor.

En ese tiempo el Gobierno Provincial había ejecutado la repavimentación de la ruta que une Viedma con el Balneario, y había concretado el gasoducto que posibilitaría después la distribución y conexión domiciliaria.

En charlas con amigos de la zona tej√≠amos proyectos ambiciosos para so√Īar con un lugar que no s√≥lo sirviera a los habitantes de Viedma y Patagones, sino que adem√°s atrajera turismo y generara empleo.

Al asumir la intendencia me di cuenta que la cosa iba a ser dif√≠cil, por el estado financiero de la municipalidad y por las dificultades de orden general que comenzaba a avizorarse en el pa√≠s. Pero nunca deje de lado mi intenci√≥n de concretar aquellos sue√Īos.

Sin dudas un gran acierto fue designar a Picoto Fern√°ndez en la Delegaci√≥n, un conocedor como pocos de la Boca y sus necesidades. Durante los cuatro a√Īos puso alma y vida en la gesti√≥n. M√°s de una vez lo encontr√© a √©l, acompa√Īado por el comisario Pedro Sim√≥n, recorriendo la playa a primera hora, haciendo tareas de limpieza.

Lo primero que hicimos fue contratar la distribución del gas y las conexiones domiciliarias. Tuvimos que vencer resistencias, ya que la obra la organizaba la municipalidad pero la pagaba el frentista. Hoy no hay dudas que significó un gran adelanto para la Boca.

Recuerdo claramente que exist√≠a un murall√≥n que separaba la playa de la calle de circulaci√≥n, muy acotado a la v√≠a de acceso principal y adyacencias. Mario Porretti desde la radio hab√≠a comenzado una campa√Īa para que la gente donara bolsas de cemento, y con eso y el trabajo de los municipales pudimos continuar la obra que hab√≠a empezado a√Īos atr√°s Palito Arias.

Eran días de mucho entusiasmo, de miradas esperanzadas. Había una Junta Vecinal muy entusiasta que bajo la presidencia de Mabel Blanco llevó adelante distintas iniciativas, entre ellas la de dotar - concurso mediante - el ingreso al pueblo del arco de bienvenida que vemos actualmente.

También en el marco del plan estratégico de Viedma llevamos a cabo un taller denominado "La villa que queremos", coordinado por Graciela Zeppi y Humberto Iglesias, que arrojó interesantes resultados, como el de la pesca y los cuidados ecológicos.

Además, en esa época se decidió - por iniciativa de la concejal Hilda Schllitter - denominar las calles del Balneario con nombres de primitivos habitantes e impulsores del desarrollo de la Boca

Con el correr de los meses pudimos acceder a un pr√©stamo internacional que alentaba el Gobierno Nacional, para obras y equipamiento y decid√≠ que una parte de ese pr√©stamo fuera destinado a la Boca. As√≠ pudimos concretar la obra de pared√≥n, cord√≥n cuneta y veredas, que mas all√° de las dificultades que plantea la presencia de la arena, permiti√≥ trazar un dise√Īo urbano que hoy se evidencia en las construcciones de alta calidad que existen desde el ingreso hasta el faro.

Pero sin dudas la obra que completar√≠a ese dise√Īo era el asfaltado de la costanera. Obra que hab√≠amos acordado con Vialidad Provincial antes de asumir, con el compromiso del electo gobernador Verani de realizarla.

Sin embargo, con el correr del tiempo noté cierta reticencia en las autoridades de Vialidad para concretar la obra. Entonces una tarde que Verani había venido a la Boca, lo llevé en mi auto al Ceferino y desde allí le mostré las bondades de la zona: su extensión, su arbolado, su playa y la costanera. "Ves Pablo", le dije, "qué importante sería la pavimentación de este sector. Nosotros desde la municipalidad podemos hacernos cargo del cordón cuneta y las veredas, pero el asfaltado lo tiene que hacer Vialidad, como tantas veces lo hemos hablado".

Y as√≠ concretamos la obra. Los muchachos de vialidad y los municipales nuestros, con Jorge Isaac, Antonio Muanna y Miguelito Bahamonde a la cabeza, trabajaron incansablemente y pudimos terminar la obra sobre las fiestas navide√Īas del a√Īo 1998: el asfalto que construy√≥ vialidad y el cord√≥n cuneta, las veredas y la iluminaci√≥n que hicimos nosotros.

Quedaron y quedan muchas cosas por hacer en la Boca. Pero me siento gratificado que hayamos podido concretar esas obras hace veinte a√Īos.

Autor: Humberto Iglesias

Imagen tomada del Balneario anterior a la gestion de Nano Chironi.

Notas Similares